Conmigo

Me miraste,
te miré,
tú pasaste de largo
Y yo pasé de largarme.

 

Y allí me quedé
mirándote marchar,
novelero en el instante,
tan a salvo
de que quedaras conmigo.

Recital jornada “Mas Libros, más libres” en el Espacio Sociocultural La Casa de La Orotava

Imágenes del recital en el Espacio Sociocultural La Casa en las jornada Más Libros Más Libres. Gracias a todas por venir y a La Casa por seguir apostando por la cultura como herramienta para la transformación Social. Jess Guanila en las presentación y recital, Juanjo Díaz a la guitarra, Liliana Potter musicalizando poemas y cantándolos. Gracias a las tres por hacer de esta locura un sueño colectivo y común. Seguimos caminando, si quieres escucharnos contacta con nosotras a través de esta página
Fotos: Liliana Potter

Revolución permanente

La revolución permanente
es una vieja,
con rulos.

comemierda

Para ser un comemierda,
sólo hace falta
la boca.

Lo mejor contigo fue dormir

Lo mejor contigo fue dormir, me dijo
y yo
que me creía divertido,
consentido virguero del deseo,
certero entretenido del proscrito
secreto del amor en el destierro,
la acaricié sobre mi pecho.

 

Lo mejor contigo fue dormir,
me dijo al levantarse de mi cama
y se quitó del medio.
Estirándose las patas se marchó
lamiéndome la espalda, y hoy aún
sus pelos en mi almohada,
recuerdan en mis sueños a mi gata.

 

Ego facebookiano

Tu Ego,
alongándose a la ventana
de mi Facebook etiquetado,
me escupió con la fiereza
de quien se ampara al cristal
de tu pantalla de espejo,
que te refleja la cara,
con la mirada perdida
de quién sabe que sin vida
sólo existe en avatar.

 

Cerrar sesión apretaste,
tomaste ducha caliente,
recalentaste la sopa que te sobró
desde antier.
Y soñaste con librarte
del barrote de la celda
que de tu casa forjaste.
Te llenaste de las ganas
de respirar aires nuevos,
del atreverte a otros ojos
soportar en el mirar.

 

Y te rendiste al segundo,
te asfixiaste de aire puro
reiniciándote al instante
tu vida modo virtual.

Errante

Errante y presto me arrastro
al camino de esa casa
que quedó deshabitada
al desahucio de las dos.

 

Errante, mis pasos fijos
a barrancos sin silbidos,
sin mensajes encriptados
sin puentes que atravesar.

 

Errante vuelvo a gastar
las mentiras que plantamos
justo al borde de la huerta
que fumigamos al sol.
Que nos quemó las entrañas,
que nos hicieron extrañas
a las manos ya no nuestras
a mi futuro en tu voz.

 

 

 

 

 

 

 

Espírito Errante, DJEINY_MICHA.